domingo, 17 de septiembre de 2017

Familia

Familia eres tú.
Y no hace falta que te diga, pero te lo digo, que desde que te conozco, SIEMPRE, lo has sido. Que eres y ya sabes, estás; salvavidas y a la vez hogar.

Que me encanta cuando sonríes y lo haces de verdad, porque te sale, porque es una sonrisa sincera, porque eres feliz. Y es que os juro que no hay nada más bonito en el mundo que ver felices a las personas que queremos.

Familia eres tú cuando me abrazas bien fuerte y me haces sentir que todo está bien, que todo lo que me proponga voy a acabar consiguiéndolo, que voy a poder y además con todo.

Confías tanto en mí como lo hago yo en ti.
Y es que siempre he pensado que eres una persona especial, que tienes algo ahí que el mundo debería empezar a valorar, que además de ser hogar y salvavidas, también eres magia y refugio.

Familia eres tú cuando entiendes mi caos, cuando nunca me juzgas porque sabes que no soy perfecto, pero me aconsejas porque siempre quieres lo mejor para mí.

Familia eres tú cuando a última hora cancelo los planes y lejos de enfadarte conmigo entiendes que a veces, uno necesita estar solo. Y yo te doy siempre las gracias, por entenderme y por tanto, y te digo “lo siento” y ojalá no te vayas nunca.

El mundo está lleno de personas especiales.
De gente maravillosa. Quizás solo tengamos que abrir los ojos y mirar un poco al lado.


Porque igual tu hogar, tu familia, aquellos con quien puedes empezar hoy mismo a crear lazos invisibles, pero a la vez indestructibles, están muy cerca de ti. Y yo solo espero que los encuentres.