lunes, 17 de abril de 2017

Hannah Baker.

Hace unos días terminé de ver la serie del momento, la serie de la que todo el mundo habla; “Por trece razones”. Una serie que trata de arrojar una mirada compresiva hacia los traumas de la adolescencia y de paso tratar de evitar que casos como el de su protagonista, se repitan.

La sinopsis de la serie nos adelanta que conoceremos a Clay Jensen, un chico que vuelve un día a casa después del colegio y se encuentra una misteriosa caja con su nombre. Dentro descubre una serie de cintas grabadas por su compañera de clase, Hannah Baker, por la que siente algo especial y que se suicidó tan solo dos semanas antes.

Hannah decidió grabar en 7 cintas las razones por las que se suicidó. Le dedica cada cara a una persona del instituto responsable de su muerte y pone unas reglas muy sencillas de juego: “Le dejo las cintas a una persona de confianza que te las hará llegar. Tú sólo tienes que escucharlas hasta el final y luego pasar la caja al siguiente. Si no lo haces, mi persona de confianza las hará públicas y todo el mundo sabrá qué clase de persona eres”.

Personalmente pienso que es una serie que hace pensar y reflexionar, una serie NECESARIA que deberían ver padres e hijos y que lanza un claro mensaje y es que hay que tener cuidado con lo que se dice o se hace porque uno nunca sabe lo que está pasando en la vida de otra persona. Creo que la serie solo trata de hacer ver que las palabras o las acciones que uno hace tienen consecuencias y pueden llegar a hacer mucho daño a la salud mental / emocional de alguien que no lo está pasando bien o su perspectiva de vida.

Es bastante triste ver como muchas personas sufren y lo pasan mal a diario en la vida real y es todavía más triste que hayan personas que presencien esas escenas y nadie sea capaz de dar la cara por esas personas, de tomar medidas en el asunto.

Todos hemos sido Hannah Baker alguna vez, estoy seguro.
Y a todos nos hubiese gustado que alguien estuviese a nuestro lado… Algo no estamos haciendo bien… etiquetando, riéndonos los unos de los otros, acosando, maltratando… BASTA YA DE BULLYING, debemos tratarnos mejor y ser mejores.

Si tú, como el personaje de Hannah en la serie, estás siendo víctima de bullying o de maltrato, no te quedes callado, pide ayuda, habla y alza la voz, porque no estás solo, porque estoy seguro que alguien, como yo, intentaría ayudarte.

Y hasta aquí mi entrada de hoy, quería hacer una reseña como esta porque es un tema que me toca bastante y que defiendo y defenderé siempre, porque nadie merece sentirse menos que nadie y nadie merece pasarlo mal por culpa de otras personas.


¡Que paséis una buena semana, queridos lectores!
_______________________________________________

Este blog no admite comentarios. Pero recuerda que puedes seguirme o dar tu opinión a través de Twitter mencionandome en @Difficultimes con el siguiente hashtag.